EL BLOG DE LA CASA PARRAMON - LUTHIERS DES DEL 1897

TENIU ALGÚN DUBTE ?

ENS VOLEU FER ALGUNA PREGUNTA?

VOLEU QUE PARLEM D'ALGÚN TEMA EN CONCRET?

APROFITEU AQUEST CANAL DE COMUNICACIÓ I NO DUBTEU A DEMANAR-NOS-HO A:

luthier@casaparramon.com




dimecres, 28 de maig de 2008

Arquets de fibra de carbono OTTO i ARTINO

Ja fa uns quants anys que els arquets fabricats amb fibra de carbono s'han anat introduint i popularitzant. La veritat és que cada vegada es venen més per la relació preu qualitat i les bones prestacions que tenen. En podriem destacar diverses gammes:

- els econòmics.





Són bastant rígids, l'aspecte és generalment negre o molt fosc, són bastant poc flexibles (comparats amb els de fusta) tenen molta més força que els de fusta de preu similar, tenen un preu molt asequible i raonable (de 100 a 150 euros), ... i no es torçen !!!
De tots els que hi ha disponibles al mercat ens quedem amb els OTTO, ja que tenen la millor relació preu / qualitat:
100 € els de violí,
125 € els de viola,
els de cello encara no estan al mercat.
- els de preu mitjà





Són molt més flexibles que els econòmics, de manera que semblen talment com si toquessis amb un arquet de fusta. El preu va de 300 a 700 euros. L'aspecte acostuma a estar molt més cuidat. La nostra selecció aposta clarament pels ARTINO, ja que són els més cuidats en quant a l'aspecte (un color marron semblant al pernambuc vell) i els preu és molt raonable en comparació a d'altres:
- 322 € el de violí,
- 395 € els de viola
- 395 € els de cello
- 540 € els de contrabaix, tant el de noueta francesa com el de noueta alemanya.
La qualitat està absolutament comprovada, ja que la pràctica ens ha demostrat que molts professionals de les nostres orquestres el fan servir com a segon arc o per tocar a l'aire lliure.
La seva estètica està molt ben cuidada i la qualitat dels acabats és d'un estàndard molt alt.

El peso és excel.lent i el balanç està molt ben calculat: no s'han de confondre amb els d'altres marques que produeixen arcs més lleugers o sobretot més pesats que l'estipulat, amb els que es podrien arribar a produïr lesions a llarg termini.

El manteniment dels arquets de fibra de carbono ha de ser exactament el mateix que el d'un arc de fusta, pel que és absolutament recomanable fer-te'l mantenir pel teu arqueter habitual per a procedir a fer les revisions i encerdats periòdics.

Els arquets de fibra de carbono sigui quina sigui la seva marca o qualitat són una bona alternativa a l'arc tradicional de fusta de brasil i són ideals com segon arc o com arc tot terreny. Mai ha de ser considerats, però, un substitut de l'arc de fusta de pernambuco ja que aquests són clarament superiors.

- els de gamma alta

D'aquests més bons n'hi ha des de 700 euros fins a 3000 euros. Hi ha alguns models que són una mica més bons que els ARTINO anteriorment esmentats, però no n'hi ha cap que justifiqui haver de pagar el doble només per obtenir una petita millora.
En principi la nostra aposta era pels CARBOW, però des de que han aparescut al mercat els ARTINO, ja no té sentit pagar molt més.

Se suposa que els més bons de gamma alta són els FINKEL composite. Estan fets de la següent manera: agafen una vara de pernambuc i la parteixen per la meitat. Hi insereixen una varilla a l'interior de fibra de carbó, ho tornen a tancar i llavors elaboren l'arc com si fós tot de fusta.

Una pregunta: si el pernambuc és prou bó, per que afegir-hi la varilla de carbono?
Una altra pregunta: si pel mateix preu pots trobar un arquet de pernambuc de gamma alta i fet per arqueter, per què comprar un "composite"?

dijous, 22 de maig de 2008

Ramon Andrés: el mundo en el oído



ERUDICIÓ ACLAPARADORA

amb aquestes dues paraules n'hi ha prou per definir l'últim treball de Ramon Andrés. La història de la música, els sons i la paraula des d'abans de la pròpia historia fins al nostes díes. Rigorós i alhora amb molta amenitat.
Ramón andrés és un autèntic home del renaixement: poeta, músic, musicòleg, escriptor, articulista i crític.
Gaudeix immensament quan ens explica diversos relats històrics al voltant de la música, ens delecta describint dibuixos i gravats dels segles XVII i XVIII, ens parla de polifonía, del só i dels instruments i farceix tot el llibre de referències filosòfiques, pictòriques i literàries.
Si us agrada la música, ja sigueu intèrprets o melòmans, no podeu deixar de llegir-lo.
Dues definicions de la música que ens destaca el mateix Ramón Andrés en els seus llibres:
"es el orden del alma" (Plató)
"Es lo que el silencio nos deja oir" (Jankelevich)
Amb en Ramon Andrés ens uneix una gran i entranyable amistat: ja fa gairebé trenta anys que col.laborem en ambdós sentits: per una banda ens va encarregar un rabel medieval (el que es veu darrera d'ell, a la dreta, a la foto de dalt) i que el va construir el meu pare, en Josep. Per la banda nostra també varem col.laborar en un article sobre les fustes emprades en la construcció d'instruments, que malauradament no es va arribar a incloure en el magnífic "diccionario de instrumentos musicales", del que en parlarem en un altre post; (éll en fa referència, però, en la última pàgina del prefaci).
Per la seva banda va escriure per al nostre llibre "los luthiers españoles" -Barcelona 1987 - (del que en parlarem també en un altre post) un article magnífic: "anotaciones para un prólogo" que és una delícia i alhora una altra mostra de la seva il.limitada erudició.

dimecres, 21 de maig de 2008

Biografia de Stradivari


Un bon amic, en Xavier Balcells, de Cervera, ha estat unes setmanes a Argentina. Tot remenant llibres de vell ha trobat una curiosíssima i molt interessant traducció al castellà d'una biografia de Stradivari.
L'autor es Giovanni Carlo Ottani, està traduit al castellà per Ismael Rodriguez l'any 1956 i editat a Buenos Aires per l'editorial Claridad.
El contingut està molt ben estructurat: Vida de Stradivari, Origen dels primers violins, l'escola de Cremona, Imitadors i alumnes, Coleccionistes i finalment quins són els instruments de Stradivari més famosos.
La traducció es molt correcta, però sobta molt llegir noms traduits com Stradivario, Guarnerio de Jesús, Carlos Bergonzi, Francisco Ruggeri, Andrés Amati, etc, quan normalment a tots els libres en anglès, francès o alemany es respecta el nom original en italià. També fa servir en tot moment la paraula violero o també escuelas de laudería.
Hi ha una petita secció molt interessant que parla d'iconografía pictorica, en referències als primers violins representats i coneguts amb la forma ,diguem-ne, actual, i no com molts quadres del segle XVI on es representen normalment violes da gamba.
Al final també fa una inevitable referència a l'etern misteri del secret del vernís.
La impressió és feta a Buenos aires, tal com he dit abans, però al costat hi diu "derechos reservados para toda América Latina". És de suposar, doncs, que a l'any 1956 hi havia d'haver un interés prou gran com per a traduir el llibre de l'Italià al castellà i poder amortitzar la tirada.



divendres, 2 de maig de 2008

El secret de Stradivari - Versió 05.07



El Secreto de Stradivari versión 05.07

publicat a la revista Doce Notas, nº 56, Abril /Maig 2007


Pocos nombres en la historia del arte han suscitado tanto misterio y admiración como el de Antonio Stradivari. Desde su muerte en 1737, no ha hecho más que aumentar el mito por dos causas principales: la primera, por la indiscutible calidad de sus obras; la segunda, por una mezcla de desconocimiento y credulidad del público en general y del aprovechamiento de unos pocos en particular.

Sentido común: el menos común de los sentidos

Parece ser que el alma humana tiene una constante necesidad de crear mitos y alimentar el imaginario colectivo con historias fantásticas para dar una explicación comprensible a aquello que vulgar y cotidianamente se nos escapa. Buscamos explicaciones paranormales a fenómenos naturales simples; añadimos misterio a lo que personalmente desconocemos sin consultar a los especialistas o profesionales del tema; damos enormes rodeos por no querer buscar la respuesta directa y sencilla; todo porque, precisamente, nos resistimos y no queremos creer que la pura realidad es muchas veces simple y llana, de tan evidente como es. El sentido común en estos casos no aparece ni por asomo y no nos paramos a pensar que tampoco es tan difícil querer entender hechos reales y comprobables.
En los últimos dos meses han aparecido en la prensa general y en algunas publicaciones científicas varios artículos y entrevistas que a los profesionales del sector normalmente nos produce cansancio que acaba invariablemente en hastío y fatiga.
Lo que no es comprensible para nosotros es cómo algunos de los que han redactado los artículos no se paran a pensar que las informaciones publicadas deberían ser contrastadas y comprobadas para que, como mínimo, aparte de no perder la credibilidad, no hagamos el ridículo. Es como querer descubrir en el siglo XXI el elixir de la vida, la piedra filosofal o cualquier quimera que ha motivado experimentos y habladurías durante milenios.
Si tenemos en cuenta que Stradivari ya era admirado y apreciado en vida, nos podemos dar cuenta que desde hace unos 300 años los instrumentos de referencia a seguir, copiar o intentar superar, han sido los suyos. Si indagáramos en las hemerotecas desde, pongamos por caso, el último siglo, nos daríamos cuenta que por lo menos una vez cada año o cada dos años aparece alguien que ha descubierto "algo" que puede ser motivo de ser el famoso y buscado secreto de Stradivari. ¿Cuántos secretos tenía Stradivari?





Algunos ejemplos

Muchas veces estos artículos están basados en publicaciones científicas y experimentos realizados de forma muy seria en universidades, pero raramente están dirigidos por luthieres, por lo que la dirección de las investigaciones van en una línea que a los profesionales no nos aportan mucho a lo que ya sabemos por experiencia acumulada en los talleres de muchas generaciones de luthieres.
Para poner un ejemplo de lo absurdo y grotesco que a veces resultan ciertos "descubrimientos", veamos algunos de los tópicos más habituales:
Un clásico recurrente es el descubrir que en el barniz se han hallado restos que podrían ser las cenizas de un volcán. También recientemente se publicaba en un periódico que el secreto está en la posibilidad de que cerca del taller de Stradivari hubiera un riachuelo donde lavara sus herramientas de trabajo, resultando impregnadas de la famosa sustancia secreta, sin que él mismo fuera consciente de ello. Otro "hallazgo" es el hecho de que en la época de Stradivari hubo una extrema sequía, que provocó que la madera cortada y empleada por él tuviera unas propiedades extraordinarias y fuera de lo común, como si el material solo de por sí nos garantizara el éxito del proceso, sin tener en cuenta quién y como lo trabajara. En otra publicación se narra que han sacado una pequeña viruta del fondo del instrumento y tras analizarla se han descubierto restos de un hipotético tratamiento químico no habitual que podría ser el famoso componente secreto.
¿De verdad nos creemos todo esto o necesitamos creerlo? Que hoy día hay maneras de analizar las cosas mejor que nunca es correcto, pero el resultado obtenido no prueba nada. Para los luthieres oír hablar del "secreto" de Stradivari basado en los ejemplos anteriores es equivalente a querer analizar los vestidos de Alfredo Kraus o Montserrat Caballé en busca de un componente secreto que les permite cantar de la forma en que lo hacen, o bien analizar el mármol de Carrara para descubrir qué mineral secreto hay que le permitiera a Miguel Ángel esculpir estatuas de la categoría de La Pietà , el David o el Moisés. ¿No tienen todos ellos en común una gran maestría, un don innato, un gran genio y temperamento, una técnica aprendida y practicada desde temprana edad? Exactamente igual, ni más ni menos, que Stradivari. Ese es, y ningún otro, el gran "secreto".






Sacando tajada del secreto y el misterio

Parece ser que cuando la prensa y medios de comunicación en general no tienen noticias se las buscan y periódicamente sale algún genio que descubre algo al respecto. No hay ningún mal en realizar estos artículos siempre y cuando se contrasten y comprueben los resultados obtenidos, a menos que lo que interese sea el titular y la noticia sensacionalista. A nivel periodístico muchas veces se trata de tener que llenar muchas páginas con cualquier tema en épocas de sequía informativa. Aparecen cíclicamente artículos referentes al "gran descubrimiento", sin pararse a mirar en las hemerotecas que hace algunos meses o años otro "periodista o científico genial" ya publicó algo parecido, con lo que el presunto descubrimiento se convierte en "re-descubrimiento". En la luthería también hay quien intenta sacar provecho de ello. Es el caso de varios luthieres que atribuyen a la ciencia y a la técnica aplicada en el proceso de construcción que ellos emplean el éxito conseguido con sus instrumentos. Las pruebas realizadas suelen ser análisis químicos de los barnices, pruebas de resonancia magnética, espectroscopio de infrarrojos, afinado electrónico de la acústica de las tapas, y un sinfín de pruebas de laboratorio. Todo ello está muy bien como método y para ahorrarse unas horas de trabajo, pero de ahí a asegurar que forman parte del éxito obtenido es un poco extraño, por no decir sospechoso.
Todos estos pseudocientíficos ambiciosos que descubren estos "secretos" lo publican abiertamente, pero evitan hablar de ello con los luthieres que continúan con el oficio a la manera tradicional y saben como debe construirse un violín de verdad. Una vez se ha gastado el dinero asignado para la investigación genial, todo queda en el olvido de manera inmediata. Quizá algún día se les ocurra crear un programa de ordenador que les permita afilar las herramientas como lo haría Stradivari y otro que mueva unas manos robotizadas y manejen esas herramientas tan bien afiladas como lo haría el genio de Cremona.

Muchas de estas noticias apuntan a un mismo interesado con bastante afán de protagonismo, Joseph Nagyvary, que según que lectura es calificado de luthier y según que otra de profesor o doctor en bioquímica. Lo importante parece ser el "salir en la foto" lo más relacionado posible con Stradivari. Incluso en una página de entre las más abajo seleccionadas no se corta nada y admite abiertamente y sin rubor que el Gran secreto de Stradivari es un tratamiento químico -sospechosamente todavía por revelar- y no su maestría y buen hacer. Al igual que el famoso monstruo del lago Ness: se dice que está ahí pero nadie lo ha visto.


Hemeroteca

Sin ir muy lejos ni indagar demasiado he encontrado fácilmente un artículo en la revista musical Hermes, (febrero de 1928) donde el articulista ya hablaba en tono sarcástico sobre la cantidad de "secretos" que se atribuyen al barniz o a la madera empleada en la construcción de los Stradivari.
El domingo día 18 de diciembre de 1988, en el periódico La Vanguardia , sección "Ciencia" apareció también un artículo de página entera titulado "el secreto de Stradivarius". Las vueltas que da la vida: curiosamente el protagonista de ese artículo es ni más ni menos que Joseph Nagyvary. Hace casi 20 años que el hombre le va dando vueltas al misterio y sigue sin resolverlo.
Por último podemos citar la sección de noticias de la revista "the Strad", del mes de febrero 2007, donde Joseph Nagyvary vuelve a aparecer con sus teorías no comprobadas, aunque aquí la noticia se trata de forma distante y diluida.
Lo malo de todo ello es que al final muchos articulistas se copian los unos a los otros sin solución de continuidad (ver recuadro de referencias en internet).

El hombre y la máquina

Hay dos formas de destacar sobre los demás: la primera y más difícil es simplemente ser el mejor. La otra es buscar subterfugios para vestir de alguna forma la criatura y llamar la atención a base de publicitar elementos científicos, anteponiéndolos a los estrictamente musicales o artísticos desde el punto de vista constructivo.
A lo largo de décadas y siglos de la fascinación del hombre por el violín, estos "descubrimientos" han ido sucediéndose de forma casi tradicional. Parece ser que cada generación necesita intentar de nuevo encontrar la fuente del misterio. Pero el nuevo juguete preferido de la ciencia, el ordenador, no ha podido reemplazar la experiencia y la expertización real. Hay ciertas cosas que necesitan ser enfocadas y pensadas a la manera tradicional y artesana, no todo acaba pudiendo ser analizado y computerizado.


El barniz de Cremona en el siglo XVIII

Gracias a las muchas investigaciones y búsquedas realizadas en archivos del entorno de Cremona se han encontrado y publicado documentos en los cuales se ha constatado que los luthieres del siglo XVII y XVIII no se hacían ellos mismos el barniz, sino que lo adquirían ya hecho en la farmacia local. Éste era producido por especialistas, y estaba al alcance de cualquiera que lo quisiera. Además se ha comprobado y analizado científicamente. En cambio, hoy día la inmensa mayoría de luthieres lo elaboran ellos mismos.
Suponiendo que fuera materialmente posible tener un bote con el mismísimo barniz que Stradivari empleó (y que como ya hemos dicho no preparó él mismo sino que como otros luthieres contemporáneos suyos lo adquirió), ¿seríamos capaces de aplicarlo tan magistralmente como lo hizo él? Si somos mínimamente honestos y humildes la respuesta es obvia.